TOP 10

A toda la comunidad de publicistas, de una alumna y aspirante a directora de Arte:

A toda la comunidad de publicistas, de una alumna y aspirante a
directora de Arte:


A lo largo de tantas horas de clase que he tenido, viendo caso tras
caso, creativo tras creativo, he aprendido de ideas, conceptos,
videocases, cómo escribir un guión, cómo hacer una estrategia, un
logo, un branding, un mockup, entre tantas otras cosas. Después de
estas mismas horas me he dado cuenta de un detalle que muchos ustedes
podrán no haber notado, pero que a mí, como mujer, cada vez me
desalienta más.


En clase, al ser enseñada de tantos creativos ganadores de tantos
premios en todo el mundo, me di cuenta que casi nunca, o me atrevería
decir que nunca me han enseñado un ejemplo de una mujer líder en el
mundo de la publicidad o creatividad. Llegué a un punto de derrota.
En dónde no me veo reflejada en las grandes agencias, ni en las
grandes ideas, ni en los grandes creativos, no me veo en las clases.
Llegué al punto de irme de las clases no con mil ideas en la cabeza,
si no con mil problemas a los cuales no se como resolver. Y al final
del día, para eso es Miami Ad School, ¿no? Para resolver problemas. Y
este es uno enorme.


Es un brief con años sin resolver.


El problema con el que me veo enfrentada es la falta de
representación femenina en el mundo de la publicidad. Pero también en
el aula. Si no hubiera sido por mis profesores y mis clases nunca
habría conocido el nombre Ogilvy, entonces ¿Por qué tiene que ser
diferente el poder conocer y reconocer a las grandes mujeres
creativas que estoy segura que hay en todo el mundo? Me atrevo a
hacerles esta difícil pregunta: ¿Son grandes creativos o son solo
hombres? ¿Dónde están las mujeres detrás de estas grandes ideas?


A mis profesores del sexo masculino: entiendo que nunca ha sido ni
será con dolo el hecho de que la mayoría de sus casos y ejemplos sean
también del sexo masculino. Pero me gustaría invitarlos a reflexionar
el privilegio que esto conlleva. Ustedes podrán ver a un gran
creativo, sus premios y sus ideas, sin por ningún momento prestarle
atención al género de la persona detrás de estas grandes ideas. Pero
yo, como mujer, sí lo noto. Lamentablemente dejé de notar las grandes
ideas, los retos y los premios, y empecé a notar el gran vacío. El
vacío de personas como yo, mujeres. El vacío de ofertas de trabajo
para personas como yo, mujeres. El vacío de personas como yo en

puestos de liderazgo, de jefe, de directoras de arte. Y me empecé a
preguntar si quepo en este gran mundo de la industria. Todo el tiempo
estoy pensando en alternativas, no por la industria o por los retos,
si no por mi género.
Se que ustedes, así como mis compañeros de clase del sexo masculino,
no verán ningún problema en las clases, porque tienen el privilegio
de solo ver la gran idea por el gran creativo y tener la oportunidad
de verse a si mismos reflejados en el creativo, pero yo no tengo eso.
A mis profesores del sexo masculino los invito a reflexionar lo
siguiente:


Si no vemos géneros, no vemos los problemas a los que se enfrentan.
También he tenido en su mayoría profesores hombres, de lo cual no me
quejo, ya que he conocido grandes maestros que me han enseñado
herramientas que me llevaré por el resto de mi carrera. Pero ahora, a
punto de acabar este gran programa de MAS, me quedo con ganas de más.
De más inclusión, de más igualdad, de más REPRESENTACIÓN. Me gustaría
por un día sentarme a una clase entusiasmada y verme plasmada en la
pantalla. De ver a alguien a quién aspirar, que se parezca a mi, que
haya tenido una lucha diferente a aquellos grandes creativos, ya que
lamento decirles que el camino para una mujer es mucho más largo y
tormentoso.


Creo que sería un gran golpe en el estómago de todas las mujeres
creativas si por lo que nos han reconocido es por denunciar en
#MeTooAgencias y #MeTooPublicidad, porque todas tenemos una historia,
pero estamos hartas de ser víctimas y queremos empezar a ser las
grandes creativas que sabemos que podemos y queremos ser. Pero para
poder llegar a eso, necesitamos de su ayuda. Mi sueño para la MAS,
más que ganar effies y young lions, es que salgan mujeres creativas
emprendedoras, sin miedo a entrar a una agencia a querer ser la jefa,
la directora de arte, la estratega. Sin miedo a ser reconocidas y que
así algún día podamos estar en sus presentaciones de clase,como
ejemplos, para poder inspirar a más mujeres a ser grandes creativas.

Atentamente,
Futura publicista,
Katya García Martínez.